Heredan nietos sabor y tradici贸n en CO

Por Susana Arana/ VA Noticias 

Ciudad Obreg贸n.- El legado de sabor y tradici贸n que un d铆a su abuelo form贸 cuando lleg贸 a Cajeme desde su natal Durango, hoy qued贸 en manos de varios j贸venes, que orgullosos ponen el alto 鈥渓os churros de la Guadalupe鈥.

Fue en 1966, cuando Don Jos茅 Mar铆a comenz贸 con el negocio por fuera de la Parroquia de Nuestra Se帽ora de Guadalupe, y 54 a帽os despu茅s, s贸lo se desplaz贸 unos cuantos metros, con muchos m谩s consumidores. 

鈥淓mpez贸 mi abuelito con esta tradici贸n, le sigui贸 mi pap谩 y ahora somos los hijos, tres generaciones ya. Nos han tocado personas que no viven incluso ya en este Pa铆s y vuelven por las vacaciones y dicen que siempre que vienen a Ciudad Obreg贸n tienen que venir a los churritos, porque se acuerdan que su abuelito o sus pap谩s los tra铆an cuando eran ni帽os鈥, platic贸 Mayra Fernanda Carmona Moroyoqui.

Aunque los nietos le apostaban a una profesi贸n fuera o distinta al negocio familiar, el destino los trajo de regreso a Obreg贸n, coment贸, donde ahora deleitan paladares con los tradicionales churros, desde octubre hasta marzo. 

鈥淣os ponemos el segundo domingo de octubre, por lo mismo de que somos una tradici贸n la pandemia no ha afectado (las ventas), la gente est谩 esperando los churritos, seguimos los protocolos de salud, recibimos unas 350 personas al d铆a, de 5 de la tarde a 11 de la noche, o hasta que el 煤ltimo cliente se vaya, es un negocio 100% familiar鈥, mencion贸.

Con el tiempo, la receta se ha ido modificando y se les han ido a帽adiendo otros ingredientes como cajeta, lechera, babar铆a, mermeladas y otros ingredientes a los churros, indic贸, sin embargo, los tradicionales de az煤car y canela siguen siendo los favoritos de toda la poblaci贸n.

鈥淓s un legado que no queremos que se rompa, incluso los hermanos que estamos ahorita haci茅ndonos cargo del negocio, todos nos encontr谩bamos fuera de la ciudad, ya viviendo y ejerciendo nuestras carreras y nos tuvimos que venir todos a seguir con el legado鈥, destac贸.

Tras el fallecimiento de su padre, Don 鈥減epe鈥, como lo conoc铆an sus amigos, hace pocos meses, con mayor orgullo han tomado la 鈥渂atuta鈥 del lugar que fue el segundo hogar para la familia, pues d铆a y noche se colocaba ah铆 toda la dedicaci贸n y esfuerzo que ya ha pasado generaci贸n tras generaci贸n. 

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *